miércoles, 22 de febrero de 2017

Personal y transferible (II)




No es difícil reconocer un hallazgo. Tras la sorpresa, la descarga y el temblor iniciales paladeo las palabras con la sana envidia de quien descubre en ellas lo que aspira a decir.

*****

De un buen libro no se puede regresar indemne. Tras la quietud y la reconciliación experimentadas al pasar la última página, es imposible que el lector deje de ser otro.

*****

Todo libro imprescindible es una puerta de entrada a uno mismo.

*****

Una persona que lee  es lector solo cuando mantiene la capacidad de extrañarse, de ser un extraño ante el libro.



Si pincháis en este enlace podéis descargaros el PDF completo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada