martes, 9 de diciembre de 2014

Paz, esencial

En 1989 el Premio Cervantes reunió, bajo el título Lo mejor de Octavio Paz. El fuego de cada día, una amplia selección de su obra poética, que reemplazaba a la precedente La Centena. Poemas: 1935-1968 (Barral, 1970). Ahora, la editorial Seix Barral vuelve a editar, con motivo del centenario del nacimiento del poeta mexicano, su antología más completa, que, además, presenta el valor añadido de que el autor de Libertad bajo palabra recoge los textos más significativos dentro de su amplia producción, desde Bajo tu clara sombra y otros poemas sobre España (1937) hasta Árbol adentro (1987), excepción hecha de los memorables Topoemas y de los poemas en prosa, entre ellos El mono gramático, una reflexión fundamental acerca de las grietas del lenguaje y de la insuficiencia de la palabra. Este volumen se completa con el discurso “La búsqueda del presente” y el brindis pronunciados con motivo de concesión del Premio Nobel en 1990.

Debemos, pues, congratularnos de la reedición de un libro definitivo para entender la obra poética de un autor clave en la renovación de la lírica hispanoamericana del siglo XX, que, fiel a una tradición literaria, sabe encontrar el camino de la modernidad a través de un singular sincretismo, de una poesía de gran riqueza formal y tonal, nacida de un instante que es trascendido al universalizar la experiencia, en la que confluyen las inquietudes metafísicas del hombre, la erudición, la emoción, la experimentación, el erotismo y el conocimiento, aunados en un tú, cauce necesario para la escurridiza definición de un yo complejo.

Autor: Octavio Paz
Título: El fuego de cada día
Editorial: Seix Barral
Año: 2014

(Publicado en Cuadernos del Sur, 6 de diciembre de 2014, p. 7)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada