jueves, 6 de marzo de 2014

Emoción e inteligencia: "La fertilidad de los vocablos", de Jesús Hilario Tundidor

Después de la aparición hace ahora tres años de Un único día -su poesía completa hasta la fecha, revisada y estructurada en dos libros que se corresponden con dos etapas creativas distintas: Borracho en los propileos y Repaso de un tiempo inmóvil-,  Jesús Hilario Tundidor (Zamora, 1935) publica en la editorial madrileña Cuadernos del Laberinto La fertilidad de los vocablos, título tomado del primer verso del poema “Mudo festejar”. Se trata de una curiosa antología donde se recogen algunos de sus poemas en castellano y en otras seis lenguas: francés, inglés, italiano, neerlandés, portugués y rumano.

El poeta zamorano, que transita un camino solitario, concibe la poesía como una tabla de salvación en la que conviven valores éticos y estéticos en la medida en que asume una irrenunciable responsabilidad con la palabra y una concepción introspectiva de la realidad. En este recorrido, su discurso se vuelve, libro a libro, más reflexivo en tanto y en cuanto hay un proceso de ahondamiento en la propia interioridad, pero sin olvidar el hecho mismo de la creación poética ni la problemática existencialista del hombre actual. Estamos, por tanto, ante una poesía que es, y cito al propio Tundidor, “emoción del conocimiento” o, lo que es lo mismo, una poesía donde se aúnan las vivencias y la meditación sobre ellas, sin olvidar que todo debe estar “al servicio de la palabra poética”.

(Publicado en Cuadernos del Sur, 15 de febrero de 2014, p. 7)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada