martes, 11 de marzo de 2014

11 M. Décimo aniversario


191 ÁLAMOS

La muerte llega como el frío y el equilibrio
que antecede a la nieve
y nos mira a los ojos.
Ciento noventa y dos miradas
de vidrio, donde pueden escribirse
ciento noventa y dos historias diferentes.

La mañana se ha roto antes de comenzar:
la luz, enferma de odio,
oscurece el diario
recorrido del tren.
Cae una nube de óxido
sobre los viajeros.
Un silencio de móviles que suenan
estira el tiempo.
Desorientada y frágil
una joven arrima su oído
hacia la fría tierra:
quiere escuchar la quietud de su seno,
quiere apagar la luz del nuevo día.

(Publicado en Los lugares públicos, Córdoba, 2008)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada