jueves, 3 de octubre de 2013

Intensidad pombiana


 
Quédate con nosotros, Señor, porque atardece es una intensa novela tejida en torno al suicidio de un fraile trapense en un pequeño convento granadino y el profundo impacto que provoca en los demás miembros de la comunidad. Pese a la manipulación y secretismo del prior, quien declara lo sucedido como muerte accidental, la estricta vida monástica, llena de certezas concretas y cotidianas, se fractura y las dudas e interrogantes se apoderan de los hermanos. La existencia de unos cuadernos escritos por el monje suicida, a los que tan solo tiene acceso el prior, hace crecer la intriga al tiempo que permite cierta indagación espiritual y filosófica: en ellos se traza el itinerario de un hombre consciente de que no ha llegado a ningún lado y que, al sentirse vacío por dentro, se considera un impostor ante los demás. Igualmente, contribuye a aumentar la tensión narrativa la intromisión de un agnóstico intelectual granadino que intenta sacar a la luz la verdad y hacerse con lo que él define como “el diario de Judas”.
Estamos ante una novela ágil, pese a las características redundancias del autor y los hipérbatos, capaz de entrelazar las reflexiones filosóficas o teológicas con un sentido del humor soterrado, en la que se plantea también la contraposición entre la fe primaria y el mundo mediático. Así, la novela deviene en esperpento cuando el prior abandona el convento y trabaja como locutor en un programa de éxito de la Cope (La Iglesia en el mundo) mientras piensa escribir un libro, Itinerarium, donde, además de recoger lo esencial de los enigmáticos cuadernos, trazará su particular camino de perfección.

(Publicado en Cuadernos del sur, 28 de septiembre de 2013, p. 7)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada